Consejos para Atraer a un Hombre más allá del Sexo

Las revistas femeninas, los programas televisivos y hasta las conversaciones entre amigas están sembrados de consejos y respuestas que buscan dar contestación a una misma pregunta: ¿Cómo resultar sexy a los ojos de un hombre?

Se nos olvida a menudo que los hombres piensan en el sexo con mucha más frecuencia que las mujeres. Se han hecho muchos estudios al respecto. Unos dicen que ellos tienen un pensamiento “picante” cada cinco o seis segundos. Otros aseguran que un hombre, por lo general, piensa en practicar sexo 19 veces al día. La razón es que ellos tienen mucha más cantidad de testosterona en su organismo que las mujeres. Y también, por lo general, suelen ser mucho menos estrictos e implacables con los supuestos defectos físicos femeninos. En resumen: ¿para qué necesitamos tantos consejos sobre cómo parecerles sexy, si parecer sexy a los ojos de un hombre es, en realidad, la parte más fácil?

Por qué ser sexy no es suficiente para atraer a un hombre

Cuando nos ocupamos únicamente de estar guapas, resultar deseables y parecerles irresistibles; cuando durante las primeras citas no dejamos de tentarlos, coquetear y utilizar nuestras armas de mujer para lograr que se mueran de deseo por nuestros huesos… Bueno, después no debería sorprendernos que se cansen de nosotras rápidamente. Si lo único que ofreces es sexo, ¿cómo esperas que él se interese por la mujer que eres?

Si todo lo que deseas son aventuras pasajeras, o estás en un momento en el que necesitas sentirte halagada y demostrarte a ti misma que sigues siendo sexy y deseable, adelante con esta actitud. Pero si eres una mujer a la que le importa estar bonita y atractiva, pero que busca un hombre que se interese por su forma de ser, y que la quiera no solo cuando la ve con maquillaje y tacones sino también cuando se levanta por las mañanas, es hora de que aprendas a mostrar lo que hay detrás de tu cara bonita.

Ellos no se cansan de repetir que les atraen las mujeres seguras de sí mismas, inteligentes, simpáticas, confortables en su piel. Claro que a cualquier hombre se le van los ojos detrás de una mujer espectacular, pero eso no significa que desee convertirla en su compañera. Así que date permiso de una vez para superar los complejos de la adolescencia y mostrarte como la maravillosa mujer que eres, y que no necesita utilizar juegos de seducción para atraer la atención de un hombre fabuloso.

· No aparques tu vida por él. Cuando conoces a un hombre al que le gustas mucho, querrá pasar todo el tiempo contigo. Y tú estarás encantada. Pero poco después, se distanciará. No es que ya no le intereses, sino que tal vez tanta intimidad de repente le abruma. Si cometes el error de comenzar a mostrarte suspicaz, dolida y celosa en ese punto, le perderás. Hazte un favor a ti misma y házselo a él manteniendo tu vida, tus intereses, tus amistades… El mundo que tenías antes de conocerle. Integra a tu nueva pareja en él, pero no pierdas nunca tu identidad. Un secreto: a él (si es emocionalmente sano) le encantará saber que no es tu única fuente de apoyo, cariño y compañía. Lo contrario podría resultarle demasiado pesado.

· Sé natural. Olvídate de juegos, trucos y estratagemas propios de quinceañeras. Si él te manda un Whatsapp y en ese momento te apetece contestarle, hazlo sin enredarte en pensamientos como “creerá que estoy desesperada o no tengo nada que hacer”. Si no le respondes y te pones a calcular cuál será el momento perfecto de hacerlo, perderás la espontaneidad que tan atractivas nos hace. Además, no te saldrá bien la jugada: las cosas son de una forma en nuestra cabeza y de otra en la realidad. Y una razón más para no hacerlo: a él no le gustará nada, pero nada, que intentes manipularle. Seguro que le gustas más cuando te ríes y te diviertes.

· Fortalece tu autoconfianza. A nosotras nos encanta que nos digan cosas bonitas y a veces buscamos el halago mostrándonos desvalidas como las princesitas de antes. Eso tiene su gracia de vez en cuando, pero no te pases. Los hombres ya no buscan muñequitas de porcelana, sino compañeras, cómplices, amigas, a las que poder tratar de igual a igual en los asuntos de la vida cotidiana, y poder mimar hasta el delirio en los momentos de intimidad. Así que ten cuidado con los caprichos, los celos o el victimismo: a un hombre de verdad no le interesan.

· Muéstrate tal como eres. Para que él pueda llegar a tu corazón, eres tú quien debe abrir la puerta. Si hasta ahora no has tenido éxito a la hora de consolidar una relación, tal vez sea porque nunca has tenido el valor de mostrarte tal como realmente eres. Identifica tus corazas y los miedos y heridas que hay detrás, pues solo cuando seas capaz de abrazar unos y cerrar otras tendrás la paz de espíritu necesaria para tratar a tu pareja con honestidad, sin temor a que te abandone cuando te conozca ni necesidad de captar su atención únicamente a través del sexo.

Revisa aquí el programa paso a paso para atraer y recuperar a un hombre

No hay comentarios:

Publicar un comentario